PIQUI una vida dedicada al Futbol

Hace unas semanas decidí que mi última entrevista sería la que realicé al Doctor Pedro Borrego dando por finalizada la temporada, como en el argot futbolístico se suele decir.  Pero  recibo unan llamada de un viejo amigo, al cual aprovecho la ocasión para recordarle de que tenemos olvidados aquellos desayunos y paseos domingueros; en dicha llamada me comenta que Prudencio Martín  deja la Escuela de Entrenadores de fútbol. Para los olvidadizos y para los prematuros que quieren triunfar en este mundo de cualquier manera, aclarar que Prudencio Martín es más conocido como “Piqui”. Tengo constancia de que este señor, ya en 1959 entrenaba a equipos de diferentes clubs y que posteriormente llega a las categorías inferiores  de la UDS,  realizando tareas de ojeador, coordinación, entrenador, etc. en la misma casa, y cuando se habla de coordinación, es gestionar el trabajo del cuerpo técnico en general con  casi 200 chavales, “material muy delicado”. Mi entrevistado se permitió el lujo de levantar fichajes a favor de la UDS a equipos como el At. De Madrid, Getafe, y otros que no me quiso contar. Tengo claro que su familia siempre ha sido lo primero, pero cuando hablas de fútbol con él, relájate y escucha; yo lo hago y aprendo. Cuando habla de la UDS, noté alguna lágrima de cariño; más de 40 años en esa casa dejan sentimientos y experiencias, buenas, que son las que cuenta, y las malas son las que se llevará siempre con él y que nunca contara.

El respeto y la educación no van reñidas con la actualidad del fútbol, que si lo analizamos, nos damos cuenta que actualmente no somos nada por desgracia, en un futuro ojala podamos decir lo contrario; pero somos olvidadizos y nos fijamos en lo que se vende, que es nada más y nada menos, que extremismos, que lo único que conlleva es odio.

Me consta de que  deja la Escuela de Entrenadores, pero no me creo que deje de colaborar con las personas o clubs que necesiten de su consejo o experiencia, principalmente para que  como mínimo se conserve lo que actualmente tenemos en nuestra ciudad y no pase como dice Don Alberto Pérez (Profesor de periodismo en la Universidad Pontificia) “de esta Salamanca se nos va todo”.

Piqui, hace tres años nos conocimos y me dijiste la siguiente frase “la escuela de entrenadores está para enseñar lo que no se debe de hacer”, y para eso contamos con los mejores profesores; 14 asignaturas que el alumno tiene que preparar, por que el material con el que se va a tratar es muy delicado, “niños y jóvenes”.

En este cafetito, cortado, que es como te gusta tomarlo, te pedí consejo para los padres: el mejor consejo es que dejen a los niños que jueguen al fútbol, que estos disfruten de este deporte tan apasionante, que hagan caso a sus formadores o entrenadores. Terminas la frase diciéndome: los mejores extremos no son los niños, si no los padres, no paran de correr por las bandas dando instrucciones a los jugadores de cómo tienen que jugar.

Termino esta carta dándote las gracias por tu amistad y amabilidad, porque cuando te llamé ya hace tres años sin conocerte, no dudaste en dedicarme un ratito, que luego se convirtió en hora y media de entrevista, con tantas anécdotas que me contaste, y otras que todavía te quedan por contarme, pero esas me las guardare. Tú dices adiós, yo te digo hasta luego.

GRACIAS, Y HASTA EL PRÓXIMO CORTADO, QUE NO DUDARÉ EN ACUDIR PARA HABLAR DE LO QUE NOS UNE Y APASIONA. QUE ES EL FÚTBOL.

 

J.H.

Comenta esta noticia

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.